Mecanismo causal

Un mecanismo subyacente a una conducta es un sistema complejo de cualquier tipo (físico, biológico, químico, psicológico, tecnológico, etc.) que produce aquella conducta como resultado de la interacción de un número de sus partes y de las propiedades o disposiciones de éstas, de acuerdo a leyes causales directas.*

 

[*] Cf. Glennan (1996); es importante notar tres cosas aquí: primero, que la definición no implica a fortiori mecanicismo; esta última es una doctrina de acuerdo a la cual todas las explicaciones causales presuponen fuerzas que dependen a su vez de la disposición de las masas puntuales a moverse o a cambiar de lugar, en otras palabras, todos los mecanismos causales son mecanismos cinéticos. Por el contrario, la definición permite que las conductas sean suficientemente complejas como para que no envuelvan  solamente nociones tales como cantidad de momento cinético u otras. En segundo lugar, es claro que esta definición permite que el mecanismo no sea la simple suma de las partes, pues da espacio para que propiedades, e incluso poderes causales (sea como sea que se definan estos), jueguen un papel en la emergencia de la conducta. Finalmente, es interesante notar que los mecanismos causales, como han sido definidos, parecen estar envueltos en toda explicación de efectos por manipulación o intervención (por ejemplo, en experimentación).

Deja un comentario